¿Cómo se encuentra la tramitación de la Ley de Bebés Robados en la actualidad?

Actualmente la proposición de ley sobre bebés robados en España ha dado un paso importante. Desde el 17 de septiembre de 2020 ha estado bloqueado el trámite de enmiendas en el Congreso de los Diputados. Pero justo el pasado martes 28 de febrero -dos años y medio después- se ha conseguido acabar con esta paralización. Fue gracias a la última reunión de la mesa del Congreso, en la cual decidieron que ya no se podía alargar más el trámite. ¿Cómo se ha conseguido? Pues ha sido gracias a la perseverancia e insistencia de las organizaciones promotoras (CeAqua, Todos los niños robados son también mis niños y Amnistía Internacional) junto a todas las entidades y organizaciones que apoyan esta iniciativa.

Además, el 7 de febrero presentamos 81.000 firmas solicitando precisamente a la presidenta de la Mesa del Congreso que cerrara este trámite. Ese escrito que aportamos fue distribuido por los grupos políticos para que pudieran ver también el escrito que habíamos presentado. Pensamos, y corroboran los diferentes grupos, que el cierre del trámite de enmiendas que permite, a su vez, la apertura y el seguimiento en el trámite legislativo ha sido gracias a todas esas acciones junto con todas las campañas que hemos ido realizando durante estos últimos dos años y medio de paralización. Y, al fin, la semana pasada nos comunicaron que esto iba a suceder y que ya estaban todos los grupos hablando y consensuando el cierre de este trámite de enmiendas.

¿Cuál es el siguiente paso?

Pues nos hemos puesto a trabajar de nuevo. Ahora hay que elaborar el Informe de Ponencia en el Congreso, donde se reunirán para discutir las enmiendas planteadas por cada grupo parlamentario y llegar a consensos. A partir de aquí se irá poniendo difícil el asunto, ¿por qué? Porque se tienen que poner todos de acuerdo. Cuando todas las enmiendas estén consensuadas, el Informe de Ponencia irá a la Comisión correspondiente, y posteriormente habrá dos opciones: a) o se lleva a Pleno para hacer el debate de forma pública, o b) se hace el debate a puerta cerrada en la propia Comisión. Si la iniciativa se aprueba se enviará al Senado para ser refrendada. Después, pase lo que pase en el Senado, la ley volverá al Congreso, pero esta vez para darla, definitivamente, como aprobada.

Esta ley lleva en tramitación cinco años en el Congreso, ¿por qué cree que se ha tardado tanto en gestionarla?

El hecho de que la ley haya estado cinco años en el Congreso tiene que ver con dos cuestiones: primero, no pudo salir en la anterior legislatura porque decayó, hubo un adelanto electoral y se celebraron las elecciones como recordamos. Fue, además, un año complicado porque en las primeras elecciones no se pudo formar el gobierno, se tuvieron que repetir las elecciones y ya fue en finales de 2019 cuando finalmente se pudo constituir el nuevo Gobierno. Lo malo es que cuando una legislatura decae, todas las leyes que estaban pendientes de aprobar decaen con ella y la nuestra fue una de esas tantas.

Y segundo, porque estuvo muchísimo tiempo en el trámite de enmiendas. Este trámite no debe llevar más de un par de meses como mucho, con lo cual no tiene sentido que este proceso haya estado paralizado tanto tiempo. Ha sido un parón grandísimo porque principalmente ha sido el PSOE quien ha ido pidiendo prórroga tras prórroga, ya que los socios de Gobierno no se ponían de acuerdo entre ellos.

¿Por qué cree realmente que el PSOE está poniendo tantos obstáculos para tramitar la ley?

Pienso que no había una prioridad, no había voluntad política para sacarlo adelante. Cuando han querido sacar otras leyes incluso modificarlas en el Código Penal lo han hecho. Digamos que el PSOE nunca se ha caracterizado por darle importancia a investigar y juzgar los crímenes del franquismo. Pero eso cambió a partir de la reunión del 17 de enero en el Ministerio de Derechos Sociales donde nos aseguraron que sí pasaría a ser una prioridad. Y se ha demostrado en el momento en el que han puesto el énfasis en esta ley acabando finalmente con la paralización y cerrando el trámite de enmiendas.

¿Qué papel ha tenido el PSOE en este procedimiento?

La conducta del PSOE ha sido altamente decepcionante, porque no solo no ha ayudado, sino que ha impedido que se cerrara el trámite de enmiendas pidiendo esa cantidad de prórrogas semana tras semana sin registrar sus propias enmiendas. Tampoco nos han dado las reuniones que hemos solicitado, por lo tanto no pudimos hablar con ellos en ningún momento sobre este tema. Esto no quiere decir que no haya diputados a nivel individual que sí nos han apoyado, pero claro, no dependía únicamente de ellos, dependía de todo el grupo, de las instrucciones que recibía el grupo parlamentario y también de las valoraciones que hacen los ministerios titulares del PSOE como por ejemplo, el Ministerio de Justicia. Por lo tanto, la actitud del PSOE no ha sido positiva, es un hecho que esperamos que cambie, y que sus enmiendas puedan adaptarse a lo que realmente queremos las víctimas y las entidades que estamos promoviendo esto.

Gran parte de responsabilidad por sacar la ley a la luz ha sido gracias al compromiso de todas las organizaciones promotoras, pero cuando todo se paralizó, ¿se puso alguien en contacto con vosotros para comunicároslo personalmente?

Es cierto que el esfuerzo por llegar a tener una ley en el Congreso ha sido posible gracias a la iniciativa de las víctimas y el trabajo que ha hecho cada uno. La cuestión es que cuando llegó el trámite de enmiendas en 2020 nos dimos cuenta de que llevaba un ritmo positivo, lo malo es que estuvimos con ese trámite desde entonces y, efectivamente, nadie se puso en contacto con nosotros; a pesar de haber tenido las reuniones con todos los partidos políticos. Y pese a la espera, el año pasado comenzamos a tener reuniones con diferentes ministerios (Justicia, Derechos Sociales y el de Presidencia).

Con el paso del tiempo y, tras los obstáculos e impedimentos, a pesar de insistir, el PSOE nunca nos volvió a recibir desde la primera reunión. Todo lo contrario con Unidas Podemos, ellos sí se mostraron a favor.

Si el Partido Popular gana las próximas elecciones generales, ¿qué rumbo cree que tomará la investigación tanto de su hermano como la del resto de bebes robados?

Tanto el PP como el resto de los partidos políticos nos han estado ayudando desde el principio. Ahora mismo contamos con su apoyo (recordamos que actualmente están en la oposición), si ganan las próximas elecciones, si nos ponemos a pensar un poco, creo que podrían seguir apoyando esta ley, pero no sé qué pasaría si tuvieran como socios de gobierno a la extrema derecha. O, simplemente, no sé qué pasaría en el momento de pasar de la oposición al gobierno. No podemos saber nada ahora mismo. Lo que sabemos es que estamos a tiempo de finalizar el proceso y aprobar la ley si lo hacemos por la vía de urgencia, como nos decía Unidas Podemos.

En cuanto a Vox, ¿cree que su negacionismo ha sido uno de los principales culpables del bloqueo de la ley?

No lo creo. Vox es negacionista de determinados derechos por definición, además, de grandes defensores de cuestiones del pasado. No es algo que nos haya sorprendido, ni ha sido impedimento para sacar otras normativas. Ellos simplemente niegan que estos casos se hayan llevado a cabo, y niegan que tengamos derecho a tener una ley. Nunca hemos pensado en tener una reunión con ellos, no es que ellos no hayan dicho que ‘no’, nosotros nos negamos rotundamente a reunirnos con ellos desde el principio.

Para hablar un poco sobre la asociación, y dado que todos los casos son atroces, ¿ha habido alguno en especial que le haya conmovido y/o atormentado?

Hay muchos, en mi caso buscamos a mi hermano mellizo, por lo que sabemos perfectamente el dolor que pasan las víctimas. Pero sí hay algo que nos conmueve profundamente, y es el dolor de las madres, no hay ningún caso de una madre que haya llegado a la asociación y que no te cuente por lo que está pasando, porque en definitiva les están robando parte de sus entrañas. Hay una serie de sentimientos que ellas exponen y, por ello, en la asociación hacemos todo tipo de talleres de empoderamiento y de acompañamiento psicológico.

Imagina esa impotencia, esa soledad, esa rabia. No estamos locas, ni nos lo estamos imaginando, es que realmente te han robado a tu hijo/a; al menos tienes esa incertidumbre y eso es peor todavía. Se han llegado a hacer exhumaciones y ahí nunca ha habido nada, por lo que confirmas tus sospechas. En definitiva, no hay película de terror que pueda reflejar ese dolor. Por lo tanto, no quiero contar ningún caso en particular porque sería despreciar a los otros.

A nivel personal, ¿en qué punto se encuentra la investigación de su hermano, hay algún avance?

No hay nada. Cuando archivaron la denuncia en 2011 supimos que aquí en España no íbamos a poder hacer nada. Sabíamos que nadie iba a hacer nada por encontrar a nuestro hermano, así que pensamos ¿qué hacemos? ¿Nos quedamos de brazos cruzados? Nuestra labor personal desde que archivaron la denuncia ha sido ponernos al servicio de otras víctimas y luchar, porque otra cosa no puedes hacer. Es una de las espinitas, otra más.

Si llegan a encontrar a su hermano, ¿qué es lo primero que le diría?

Lo primero que nosotros decimos -para todos los posibles reencuentros, y también con mi hermano Francisco- es que si sabe de nosotros que sepa que le estamos esperando con los brazos muy abiertos hasta cuando él quiera y necesite, y pueda reencontrarse, obviamente. Porque para ellos tampoco es fácil, piensa que ellos han crecido en otro ambiente con otra familia, y ojalá les hayan tratado de maravilla. Nosotros pensamos que también hay que respetar muchísimo las decisiones de los niños robados porque ellos también tienen el derecho de querer reencontrarse o no. Por lo tanto, estamos aquí para él, aquí encontrará a su familia (su otra familia).

Artículo publicado originalmente vía PÚBLICO.ES